Agradecimientos

Todos somos maestros y discípulos; todos somos pacientes y curanderos. "A través del tiempo" (1993) BWEISS

Una de las bases de mi enfoque terapéutico está en equilibrar la balanza entre lo que damos y lo que recibimos. Y yo, tengo la fortuna de darme a mis clientes porque antes he recibido enseñanzas, no sólo de mi propio sistema familiar y vivencia personal, sino de diferentes instituciones y maestros.

Teniendo en cuenta que uno aprende, desde la dulzura unas veces, y desde el dolor otras, agradecer lo recibido convierte lo tomado en un potente motor.

 

Gracias entonces a la Academia Labor que me acogió como parvulita y donde  aprendí las letras y los números, a las monjas del colegio Santa Teresita del niño Jesús, con las que crecí hasta convertirme en una mujer y me enseñaron a amar la historia, el arte y la literatura.

 

Gracias a ETB por todo lo que aprendí sobre geografía, historia y gestión administrativa, a Quirotema por mostrarme la anatomía humana de la mano de grandes profesionales de la medicina del deporte y por facilitarme las prácticas de disección humana en la facultad de farmacia.

 

Gracias al instituto CAPRA y sus profesionales, con los que ahondé más en la estructura esquelético -muscular y sus patologías, dándome la oportunidad de trabajar en su centro de rehabilitación viendo casos reales.

Al centro médico Sagrada Familia que me enseñó la naturopatía desde una visión global e integradora, con clases impartidas por médicos tradicionales y profesionales de la biomedicina, en perfecta complementariedad y armonía. Por abrirme las puertas de la auriculopuntura, la fitoterapia, la reflexología y una nueva comprensión del funcionamiento del cuerpo humano y sus desajustes.

Gracias a ARCO por convertirme en una integradora social comprometida con grupos de seres humanos en peligro de exclusión y gracias a la UB por enseñarme que no me gustaba la carrera que había elegido.

 

Gracias a M Antonia Navarro por ser mi maestra de Reiki y enseñarme en su persona la importancia del amor y de la humildad que se esconde en el buen dar.

Gracias a Montse Mató por mostrarme el mundo de las constelaciones familiares e indicarme el camino por donde llegar a mi propia formación. 

Gracias a Meta, Institut Sistèmic  y a Ecos, escuela de constelaciones familiares, por todos los años de aprendizaje como alumna y posterior asistencia de mano de Rosa Farrés, Sebastià Riera, Peter Bourquin y Carmen Cortés. Gracias a su generosidad por acoger a diferentes profesionales y así ofrecer una rica mirada terapéutica. Gracias a Ana Argany, Rut Vilella, María Colodrón, Marta Ocampo, Daan Van Kampenhaunt, Erika Shafer, Ilse Gschwend y muchos más.

Gracias a los libros leídos y, sobre todo, a las personas, a cada persona que ha querido compartir conmigo parte de su camino e historia familiar, ya fuera en las constelaciones, en las sesiones de terapia individual, en las iniciaciones de Reiki o en las consultas de naturopatía. Todos ellos han sido y son grandes maestros para mí.

NÚRIA GARRIDO LISO

espainuria@hotmail.com